12/10 Día de las Razas

carabelas500

Por @jvmendezdeleon 

El día 12 de octubre para la mayor parte de los españoles no es más que el día de la Fiesta Nacional de España -desde 1987-, antes también llamado Día de la Hispanidad y mucho antes Día de la Raza. Es además, por supuesto, el día de la Virgen del Pilar, que fiestas laicas en esta España hay muy pocas. También los militares sacan a la calle su parafernalia de guerra, hoy al servicio de otro imperio, y los ciudadanos celebramos el día como otro de fiesta cualquiera. 

La historia del “Descubrimiento de América”, su conquista y colonización es un hecho del que el español medio solo conoce, y a duras penas, una relación de fechas y anécdotas históricas más o menos ciertas y cuyas circunstancias y consecuencias hay que dejársela a los historiadores, esos señores tan serios y sesudos que se pasan el día encerrados en archivos y bibliotecas. A veces incluso vemos en el Canal Historia algún documental sobre el tema. Eso sí, mientras esperamos que empiece el fútbol entre trago de cerveza y mordisco a la pizza que nos acaba de entregar calentita un colombiano, un peruano o un ecuatoriano… “Qué más te da, si todos hablan igual”  he llegado a escuchar cuando me intereso por su nacionalidad. 

Nunca ha sido del gusto de nuestros gobernantes, sea cual sea su procedencia ideológica, que el pueblo conozca realmente nuestra historia. Nos pasa con la dominación de Hispania por el Imperio Romano (s III AC al  s V DC), de la posterior de los visigodos, que terminó en 711 con la invasión musulmana (estos se quedaron casi del 800 hasta 1492) o con la invasión francesa y el retorno del Rey Absolutamente Absoluto. Los españoles desconocemos hasta nuestra historia más cercana, nuestra memoria histórica apenas alcanza a lo que ocurrió anteayer, algo que resulta muy útil al revisionismo que el poder imperante en cada momento necesite. Hace poco, una importante política española se atrevió a decir que España era una nación con 3.000 años de historia y muy pocos españoles se quedaron pasmados de su ignorancia. 

Lo que descubrió o -como bien dice un amigo- redescubrió Colón el 12 de octubre de 1492 en nombre de la Corona de Castilla fue un continente desconocido hasta entonces. Un gran continente en el que convivían numerosos pueblos, con diversas culturas y razas. 

Para muchos ese día comenzó una gran gesta histórica y para otros el primer gran genocidio. La obra de Fray Bartolomé de las Casas “Brevísima relación de la destrucción de las Indias”, a pesar de producir muchas controversias entre los historiadores, incluso con una lectura crítica da una idea de lo sucedido casi desde que Colón pisó la isla Guanahani (San Salvador). 

Visto desde hoy, y con una perspectiva más humana que económica, la Conquista de América significó para la gran mayoría de los nativos de esas tierras la esclavitud, la llegada de enfermedades desconocidas en aquellas tierras, la muerte de cientos de miles de personas y el exterminio de muchos pueblos y sobre todo la desaparición de culturas ancestrales a cambio de la imposición de la cultura europea y de la religión católica como única y verdadera

La rápida disminución de la población indígena trajo consigo otro desastre humanitario, esta vez en el África Subsahariana: la trata de esclavos negros africanos ante la necesidad de mano de obra barata. Pocos españoles conocen que hasta 1873 en Puerto Rico y 1880 en Cuba -en ese entonces todavía colonias españolas-, no fue abolida la esclavitud por España y que en 1510 fue el Rey Fernando el Católico el que inició ese tráfico de esclavos a América autorizando el envío de cincuenta negros (“los mejores y los más fuertes disponibles”) para las minas de oro de La Española (Santo Domingo). 

Por otro lado la explotación y esquilmación de sus grandes riquezas naturales dio paso al concepto político y económico de colonialismo e imperialismo y la aparición de una nueva etapa de la economía mundial. 

A pesar del reparto de las conquistas entre las dos grandes potencias coloniales del momento, Castilla y Portugal, mediante Bulas Papales y posteriormente por el Tratado de Tordesillas (1494), ninguno de los dos países o mejor dicho ninguno de los dos pueblos recibieron los beneficios de esas riquezas, ni aumentó su bienestar, ni su cultura. La pobreza y el hambre seguía viva por los caminos de las Españas. 

Los grandes beneficiarios de esa explotación fueron la Corona, que dilapidó esa riqueza en la financiación de la expansión colonial y en sus guerras; la nobleza castellana, que acumuló grandes latifundios y que en muchos casos eran prestamistas (usureros) del Reino; la Iglesia y sobre todo países de la Europa Occidental como Inglaterra, Holanda, Italia y Francia, que gracias a esas riquezas pudieron comenzar el camino hacia la revolución industrial, que en España llegó con mucho retraso. 

No olvidemos tampoco que los herederos tanto de aquellos propietarios de las explotaciones en el Nuevo Mundo por encomienda de la Corona, como de los mercaderes y altos funcionarios de esta descendientes de españoles, europeos o criollos, fueron los que años después -con la Independencia de la Metrópoli- formaron la burguesía capitalista latinoamericana y conforman hoy en día el poder económico más inmovilista y neoliberal de Latinoamérica.  

Por otro lado los descendientes de los indígenas sobrevivientes siguen en igual situación de pobreza y, en muchos casos, de semi esclavitud a pesar de que muchos de los líderes independentistas originales y muchos políticos actuales enarbolaron y enarbolan la bandera del indigenismo. 

Miles de españoles emigraron allá desde finales del s XIX hasta bien pasada la primera mitad del s XX en busca del pan que aquí se les negaba o a causa de la persecución política. El viaje fue a la inversa para los suramericanos, que sufrieron las mismas persecuciones políticas y la misma hambre desde el último cuarto del siglo XX. Personalmente, me identifico más con un latinoamericano que con un europeo. Hoy se debería celebrar el Día de las Razas, de las Culturas y de los Derechos Humanos.

One thought on “12/10 Día de las Razas

  • 12/10/2013 at 4:28 pm
    Permalink

    EL ANIVERSARIO DE LOS INVASORES CRIMINALES Y LADRONES

    12 DE OCTUBRE EL INFAME Día de la Raza, en realidad, se ha convertido en una expresión de racismo sistemático que forma parte de la cultura chilena, como las conductas homofóbicas y machistas de amplios sectores sociales. Es que las clases dominantes emancipadas de la corona española a comienzos del siglo XIX impusieron una identidad chilena, artificial y antojadiza, que denostaba lo indígena y exacerbaba lo europeo. No obstante, aunque les duela al auto denominados aristócratas de ayer y de hoy, la inmensa mayoría de los chilenos tenemos sangre morena y terrosa y, por lo mismo, indígena.
    Por lo tanto, en este día y todos los días nuestro saludo solidario a todo los pueblos originarios que luchan por condiciones dignas de vida.

    En este día y todos los días debemos recuperar aquella memoria extraviada en el viento que ulula lágrimas por masacres cometidas en el nombre de una raza supuestamente superior, pero que también rememora la heroicidad de pueblos originarios que ofrendaron la vida por su libertad.

    EL INVASOR HISPANO fue inmisericorde cuando se trató de imponer a sangre y fuego otra cultura, otra religión, otro mundo. Porque de allá venían, desde las sombras del mar y de la noche, ocultando sus rostros tras bruñidos yelmos: quizás por temor, acaso por vergüenza al pensar en la bestial violación de tierra ajena que nos abrumó de espanto, de pestes, tortura y muerte. A ese día le llaman Día de la Raza y se ríen y congratulan mientras que los pueblos originarios del continente bregan simplemente por subsistir en la pobreza, la marginalidad y el abandono.

    Son los que sobrevivieron a la matanza conquistadora, pues sesenta millones perdieron su vida durante el DESCUBRICIDIO de América, sin saber desde dónde les disparaban al centro de su sosiego haciendo estallar en mil pedazos su pasado, su presente y todos sus sueños…y el ROBO de sus naturales riquezas!

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


*