Contratos forward y contratos futuro

forward

A fin de aclarar estos conceptos que surgieron con mucha fuerza a raíz del escándalo Penta, donde una de sus variantes fueron precisamente los contratos forwards falsos es que explicaremos brevemente en qué consisten estos tipos de contrato, para qué sirven y en qué se diferencian:

Ambos contratos son similares en cuanto a su función: Ambos son legales y le permiten al inversor la compra o venta de un tipo de activo a un precio dado y en una fecha específica en el futuro.

  1. Se puede definir un contrato de Futuros como un acuerdo que obliga a ambas partes contratantes a realizar la compra o venta de un número determinado de valores o bienes (también llamados activos subyacentes) a un precio establecido de antemano y en una fecha futura y determinada en el contrato.
  2. Un contrato Forward constituye un acuerdo entre dos partes, en el cual un comprador y un vendedor pueden negociar un precio de compra o de venta para un activo, para una transacción que se producirá en el futuro, en un periodo de tiempo determinado en el contrato mismo. En esencia, es un contrato financiero que obliga al comprador a comprar y al vendedor a vender un activo dado a un precio predeterminado en una fecha en el futuro.

Así visto, ambos contratos son muy similares, sin embargo tienen diferencias fundamentales:

  1. En primer lugar, los contratos de Futuros son transacciones efectuadas en mercados centralizados (bolsas) y por lo tanto, son contratos estandarizados, vale decir , se negocian públicamente en bolsas de futuro, que son mercados estandarizados y regulados, por lo que no existe posibilidad de incumplimiento de contrato. Las partes negociantes tienen contratos indirectos entre sí, ya que la bolsa escribe un contrato entre ambos participantes. A su vez, la bolsa se encarga de cobrar el pago de una parte y transferirlo a la otra parte.
  2. Los contratos Forward por el contrario, son acuerdos privados entre dos partes y no son tan rígidos en sus términos establecidos y condiciones. Estos contratos son hechos a la medida de las partes negociantes de acuerdo a sus requerimientos, se negocian de manera privada y la ganancia o pérdida se acumula hasta la expiración del contrato. Existe una baja posibilidad que alguna de las partes incumpla con el pago. Ambas partes -el comprador y el vendedor- tienen un contrato directo entre sí, y los pagos también son manejados directamente por ellos de forma independiente de acuerdo a sus propios términos y condiciones negociadas.

Por eso es que Penta eligió los contratos Forward para sus operaciones, ya que son acuerdos entre privados, lo que permite saltarse la rigidez y el control de los contratos Futuro, normados y de carácter público

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


*