El gran portonazo a Chile

Por @colomba_roja

Nos hemos enterado, y ya hasta nos parece un dato anecdótico, de que Cema Chile (léase Lucía Hiriart de Pinochet) es propietaria (entre muchas otras cosas) de la Plaza de Armas de Paine y pretende vendérsela a la Municipalidad en 200 millones de pesos.

En estos tiempos, donde sólo se habla de delincuencia y al parecer nos hemos convertido en un país donde campean los ladrones, los mecheros, los portonazos y etc. quise  hacer un breve recordatorio de los inicios de la delincuencia a gran escala en Chile:

Cito:

La privatización de empresas durante la dictadura de Augusto Pinochet provocó al Estado chileno una pérdida de 6.000 millones de dólares según el informe final de una Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados, a partir de datos aportados por la Contraloría General de la República.
El documento concluyó que el fisco entregó 15.888 inmuebles pertenecientes a Bienes Nacionales, de los cuales 11.000 fueron traspasados directamente a manos privadas durante el régimen militar. 

Apenas el 20 % de las tierras expropiadas durante la Reforma Agraria se mantuvo en poder de
campesinos. La superficie perdida por el Estado a manos de funcionarios y terratenientes
pinochetistas equivale a la suma de las regiones de Valparaíso, O’Higgins, Maule y Metropolitana.

La investigación parlamentaria estableció que 725 empresas, que estaban en manos del Estado en
septiembre de 1973, fueron vendidas a un precio irrisorio, para ser controladas por grupos
económicos que surgieron y se consolidaron durante la dictadura. El informe determinó que por la venta de sólo 30 empresas públicas entre 1978 y 1990, el Estado perdió más de 2.200 millones de dólares. La Compañía de Acero del Pacifico (CAP) fue vendida en 105,5 millones de dólares, cuando su valor real ascendía a 811,5 millones de dólares.

La pérdida patrimonial en el caso de la Sociedad Química y Minera de Chile (Soquimich), alcanzó a 261,9 millones de dólares. Julio Ponce Lerou, yerno de Augusto Pinochet, asumió la presidencia de Soquimich en 1980, con la misión de sanearla. 25 años después, la empresa, que ahora se llama SQM, y que aún preside Ponce, aparece como líder mundial en los negocios de fertilizantes de especialidad, yodo y litio, con 20 filiales en diferentes países y utilidades por 184,9 millones de dólares en 2004. El negocio ha sido muy “sano” para él.

El Estado dejó de percibir también 184 millones de dólares por la venta de la azucarera estatal
Iansa, a la que está vinculado el ex senador independiente pro UDI, Marco Cariola.

La UDI está conformada por cuadros civiles del régimen militar, que hoy pretenden distanciarse del anciano dictador. En octubre de 1982, José Yuraszeck, hoy connotado dirigente de la UDI, ocupó la gerencia general de Chilectra. La empresa ya había sido dividida en las filiales Chilmetro, Chilgener y Chilquinta. Luego de privatizarla y con sólo 2% de la propiedad de Chilectra, Yuraszeck consiguió un crédito de 65 millones de dólares en el Banco del Estado, con el que compró a Corfo un 20% de la empresa.

El Estado le dio empleo y poder, le prestó dinero y le vendió las acciones. Negocio redondo. La enajenación de Endesa representó una pérdida de 895,6 millones de dólares, la de Chilgener 171,1 millones de dólares, la de Chilectra de 96,4 millones de dólares y la del Banco de Chile 66,9 millones de dólares.
En los años 80, la propiedad del diario La Tercera era del Banco del Estado, por una deuda de la
familia Picó Cañas. Días antes de la salida de Pinochet, el gerente general del Banco, Álvaro
Bardón, entregó la propiedad de la empresa periodística a Álvaro Saieh y los hermanos Abumohor a cambio de un crédito blando del Banco Osorno. El grupo Copesa hoy controla los diarios La Tercera y La Cuarta, la revista Qué Pasa y las radios Duna y Zero.  Javier Etcheverry
afirma que la operación significó un perjuicio de 273 mil UF para el patrimonio del Banco.

El informe de los diputados dice que fue legal vender sin licitación. Fue legal que los mismos que
diseñaban las privatizaciones y fijaban los precios de las acciones pudieran posteriormente
comprarlas. Fue legal que no se pagaran los préstamos al Estado o que se renegociaran cuando se
necesitaba. Por lo tanto, se debe concluir que todo el proceso privatizador se desarrolló en Chile
con normas legales decretadas ad-hoc por una dictadura.

La Comisión concluyó que los nombres de los controladores de los grupos económicos que surgieron durante las privatizaciones corresponden en gran medida a los tecnócratas que las planearon desde la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) o fueron interventores de empresas estatales; como Julio Ponce Lerou, con el grupo Soquimich; Roberto de Andraca, con el holding CAP; José Yuraszeck, que dio origen al grupo Endesa, Chilectra, Enersis y Pehuenche; los grupos de Hurtado Vicuña y Fernández León, o el grupo Penta de Carlos Alberto Délano, que hizo su fortuna luego que se crearan las AFP.
Las conclusiones de la Comisión se enviaron al Consejo de Defensa del Estado para que determine
responsabilidades penales y se oficie a Corfo para que solicite a la Corte Suprema el nombramiento de un ministro en visita. La Comisión sugiere al Contralor de la Republica el inicio de sumarios y pedir al ministro Vicepresidente de la Corfo que exija indemnizaciones. Todas estas solicitudes duermen en la gaveta de nuestras autoridades, que no han sido capaces de exigir que se restituya a los chilenos lo que se robó en dictadura.

Demás está decir que este saqueo de la propiedad pública acarrea hasta hoy graves consecuencias para todos nosotros. La aparición de ciertos grupos empresariales originados en el proceso de privatizaciones se ha convertido en factor principal de la actual concentración del poder económico y político y de la mala distribución de ingresos existente en el país, que tiene a millones de trabajadores percibiendo salarios miserables, jubilaciones indignas o simplemente sufriendo una humillante cesantía.

Nota: los datos de más arriba han sido publicados en diversos medios de comunicación (formales e informales); la investigación no es mía. Sólo me pareció pertinente hacer el recordatorio, porque somos un país de memoria corta.

 

3 thoughts on “El gran portonazo a Chile

  • 21/06/2016 at 11:53 am
    Permalink

    Prometí no escribir ni siquiera una letra a su diario, pero me detracto y lo hago sólo para pedirles un favor, un favor al señor editor, y es este: Por favor, borre todos mis comentarios de su honorable diario. No quiero que nadie lea mis comentarios en un diario que no es ni “CHICHA NI LIMONÁ”. DE ANTEMANO, MILLONES DE GRACIAS.

    Reply
    • 22/06/2016 at 11:29 am
      Permalink

      Ramón:
      Borraremos sus comentarios, como lo pide… Es inusual, pero no queremos importunarle más. Solo dejaremos este último en que se ¿retracta?, para que nadie vaya a pensar que borramos sus dichos de manera arbitraria.
      (Suponemos que leerá esta respuesta).

      Reply
  • 15/02/2017 at 2:32 pm
    Permalink

    Igual otros que podríamos llamarlas las blancas palomas en la actualidad siguen frotándonos el pucho en el ojo, la diferencia que hoy es en democracia. La del choreo.
    Olvídate gil.
    Chao

    Reply

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


*