Suspiro limeño

(Para 10 personas aprox.)

Cuenta la historia que al comer un postre delicado y de exquisita textura, preparado por su esposa, el escritor y poeta peruano José Gálvez comentó que era “suave y dulce como el suspiro de una mujer”. La receta contenía manjar blanco, yemas de huevos y merengue con almíbar.

Ese sería el origen del nombre de este delicioso postre peruano, conocido en todo el mundo.

Su elaboración no es difícil , sólo hay que tener algunas precauciones, y esta época fría es especial para prepararlo y probarlo.

Ingredientes:

1 tarro de leche evaporada

1 tarro de leche condensada

1/2 taza de agua

1 cucharadita de extracto de vainilla

4 huevos separados yemas y claras

1 taza de azúcar granulada

1/3 taza de oporto, vino dulce o jerez

canela para espolvorear

Preparación:

Ponga en una olla de fondo grueso las dos leches, las cuatro yemas, vainilla y la media taza de agua. Revuelva bien hasta que todo esté perfectamente mezclado.

Lleve luego a fuego medio revolviendo constantemente para que no se pegue ni se formen grumos (aproximadamente 15 minutos).

Cuando espesa y toma un color dorado está listo. Para estar seguros, meta a la olla una cuchara: la mezcla debe quedar pegada a la cuchara y tener una consistencia cremosa.

Retire del fuego una vez listo y ponga en copas.

Luego lleve el azúcar con el licor al fuego y hierva hasta tener un almíbar de pelo.

Bata las cuatro claras con una pizca de sal y poco a poco vaya agregando el almíbar. Bata hasta que se enfríe, esté duro y tenga una apariencia brillante.

Ponga sobre la mezcla de leches y espolvoree con canela molida.

Es mucho más rico reposado, ojalá de un día para otro.

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *


*